En esencia, toda danza es movimiento incluso desde la quietud. Danzar, al igual que hablar, es un lenguaje propio, único para cada persona. Cómo resuena el tuyo?

Más allá de las ideas, el cuerpo refleja, baila. Desde una escucha corporal, el público despierta el lenguaje de su movimiento. Hablar sin hablar: un encuentro más allá del lenguaje. 

Espertare

  • w-facebook
  • Instagram
  • Vimeo
  • YouTube

Diseño por

Verónica Santillán