FLOR.jpg

Esta instalación nace como resultado de hurgar en la memoria corporal en el contexto de los eventos sucedidos en octubre del 2019 en Ecuador y el confinamiento. Es una aproximación íntima y personal sobre por qué reaccionamos como reaccionamos en vivencias límite, y de cómo la memoria del cuerpo evidencia quiénes somos.

Un trabajo interdisciplinario que incluyó performance, fotografía, instalación escenográfica, diseño sonoro y composición musical dentro de las Cuevas del Ilaló. 

CUERPOS QUE TEJEN   MEMORIA